Canceladas varias celebraciones del Año Nuevo Chino por alerta sanitaria

Foto: Reuters

Las autoridades chinas han cancelado varias celebraciones del Año Nuevo lunar, que comienza mañana, a fin de evitar aglomeraciones que puedan resultar en un mayor número de contagios del nuevo coronavirus que ya ha provocado 25 muertes entre los 830 casos diagnosticados en el país asiático; los coloridos y tradicionales festejos del Parque de la Tierra y del Templo de los Lamas, en Pekín, fueron cancelados debido al riesgo de propagación del virus, informaron hoy las autoridades competentes.

“Con el objetivo de controlar la infección por el nuevo coronavirus y de proteger la salud de los turistas y trabajadores, se ha decidido cerrar el Templo de los Lamas desde la medianoche del día 24 (16.00 hora GMT del jueves) y cancelar todas las actividades religiosas”, aseguró el organismo de gestión del citado templo en un comunicado divulgado por redes sociales.

El texto no precisó la fecha de la reapertura del templo, una de las atracciones turísticas más visitadas de la capital china y lugar tradicional de celebraciones religiosas en estas fechas; como cada año, estaba previsto que en el primer día del Año Nuevo lunar (mañana, día 25, en el caso de este año), los feligreses acudieran al templo a realizar los rituales de turno; las cancelaciones también han afectado a Hong Kong, donde por el momento hay al menos dos casos de “neumonía de Wuhan” diagnosticados.

“A la vista de las últimas novedades de la infección del coronavirus, el Centro de Turismo de Hong Kong -tras una cuidadosa consideración de la necesidad de proteger la salud y la seguridad de los residentes, visitantes y trabajadores- ha decidido cancelar la feria de Año Nuevo chino”, indicó el organismo en un comunicado; estaba previsto que la celebración se prolongase desde mañana, día 25, hasta el próximo 28 de enero.

Los síntomas del nuevo coronavirus, denominado 2019-nCoV provisionalmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS), son en muchos casos parecidos a los de un resfriado, pero pueden venir acompañados de fiebre y fatiga, tos seca y disnea (dificultad para respirar); la OMS optó este jueves por no declarar de momento una emergencia internacional ante el brote, aunque pidió a China que “aumente la vigilancia” ante una epidemia “de alto riesgo regional y global”. EFE