Colombia llega a unas elecciones regionales impactadas por la violencia

Foto referencial de archivo

Los colombianos saldremos a las urnas el próximo domingo para elegir a sus alcaldes municipales, concejales y gobernadores regionales entre una lista de candidatos donde faltarán al menos siete nombres de personas que buscaban ser elegidas y que fueron asesinadas en medio de sus campañas.

La plataforma Misión de Observación Electoral (MOE) indicó en un informe que divulgó pasado el lunes que los asesinatos ocurrieron entre el 27 de julio, cuando se dio inicio oficial a las campañas, y el 15 de septiembre de este año.

“Durante la primera mitad de la campaña se llegó a tener un asesinato semanal de un candidato, pero desde la muerte de Bernardo Betancurt en Tibú, el 15 de septiembre, no se han presentado nuevos homicidios”, indicó la MOE en su informe.

La organización advirtió, además, que desde el pasado 17 de octubre se ha dado un incremento de la violencia contra personas que, aunque no son candidatas, han hecho parte del proceso electoral entre los que se incluyen gerentes y asesores de campaña, así como líderes sociales e indígenas.

La MOE ha establecido que el riesgo de violencia y fraude electoral de las elecciones del próximo domingo está concentrado en 152 municipios principalmente en Chocó, Antioquia, Nariño, Cauca y Valle del Cauca.

Alejandra Barrios Cabrera, directora de la MOE, afirma que Colombia viene de una disminución de municipios con factores de riesgo debido a que para las elecciones de 2015 se tenían 204 poblaciones en donde confluían variables indicativas de fraude y de violencia.

“Sin embargo, la disminución este año es inferior a lo esperado respecto de lo logrado en anteriores elecciones. Por ejemplo, mientras que de las elecciones locales de 2015 a las nacionales de 2018 en 128 municipios desaparecieron riesgos de violencia, de 2018 a 2019 la disminución es solo de cinco municipios”, mencionó Barrios.

La directiva indicó que, pese a que los niveles de riesgo electoral en Colombia han venido disminuyendo, hay zonas específicas en Chocó, Antioquia, La Guajira y Valle del Cauca en donde ha aumentado.

Al medir la cantidad de asesinados por su participación en campañas políticas, la Fundación Paz y Reconciliación (Pares) sitúa esa cifra en 22 personas desde el 27 de octubre de 2018.

“En tan solo los últimos dos meses y medio del calendario electoral, tuvieron lugar nueve de los 22 asesinatos registrados”, indicó la fundación Pares en su último informe sobre las elecciones locales, divulgado la semana pasada.

La organización indicó que sobre los autores materiales o intelectuales de los asesinatos solo se conoce la presunta participación de grupos disidentes de la guerrilla desmovilizada de las Farc en la masacre ocurrida el 1 septiembre de 2019 en el municipio de Suárez, en el departamento del Cauca, donde falleció la candidata a la alcaldía Karina García junto a otras cinco personas.

Para la fundación, la violencia es utilizada por grupos armados como un mecanismo de competencia política. Detalla que el 71,7% de los casos de violencia, donde se incluyen además de los asesinatos, a atentados y amenazas, son cometidos “por competidores políticos de las víctimas”.  “No se trata de una estrategia nacional para asesinar o amedrentar determinada corriente política”, añade.

El informe de Pares menciona, además, que las amenazas han sido la forma de victimización más común, al dejar 171 víctimas. Le siguen 27 afectados por atentados y los 22 homicidios. Se ha presentado, también, cinco secuestros, dos casos de desaparición forzada, y uno en categorías definidas como persecución, extorsión y hurto.

La organización detalla que dentro de los asesinatos se cuentan 10 precandidatos y ocho candidatos, con lo que registra un aspirante para las elecciones más muerto respecto a los reportados por la MOE.

Al desagregar la procedencia política de las víctimas de la violencia en el proceso electoral, Pares asegura que un 29% pertenecen a partidos de la oposición, otro 29% a partidos del oficialismo y un 18% a movimientos independientes. Hay un 24% donde no se define la filiación de las personas afectadas.

“La mayor cantidad de víctimas de partidos de gobierno se registra en Tolima, Valle del Cauca, Bolívar y La Guajira. Los hechos en contra de partidos de oposición han sucedido en Bogotá, Nariño, Tolima y Valle del Cauca. Asimismo, los casos en contra de partidos independientes se han concentrado en Cauca, La Guajira, Valle del Cauca y Córdoba”, indica Pares.

Al sumar todos los hechos de violencia desde hace un año, Pares menciona que se han registrado 177 que han dejado un saldo de 230 víctimas. La fundación indica que el 45,6% de todas las víctimas se han dado en sucesos ocurridos luego de que se oficializaran las candidaturas, a finales de julio.

Los grupos que se denominan como las Águilas Negras, las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), el ELN y las disidencias de las Farc son los perpetradores, identificados por Pares, de la violencia durante el proceso electoral.

La Defensoría del Pueblo de Colombia emitió una alerta temprana en el mes de septiembre donde advirtió que 78 y 176 municipios se encontraban en un riesgo extremo y alto, respectivamente, de sufrir violencia durante las campañas para las elecciones del domingo.

El documento de la Defensoría indicó, en un diagnóstico similar al hecho por Pares, que los grupos armados que podrían afectar los comicios son el ELN, las AGC, las disidencias de las Farc, estructuras formadas tras la desmovilización de las AUC y el EPL.

“La presencia de estos grupos está estrechamente ligada con la presencia de economías ilícitas y disponibilidad de amplios recursos ilegales en las regiones que potencialmente podrían ayudar a cualquier candidato”, indicó la Defensoría.

La entidad mencionó que estos grupos buscan causar zozobra y evitar que las elecciones se realicen con normalidad. Indicó, además, que los tres departamentos con mayores volúmenes de riesgo extremo son Antioquia, Chocó y Bolívar, informa Efe.

Bajo ese escenario de violencia concentrada en ciertos puntos del país y el asesinato selectivo de candidatos, Colombia elegirá 1.101 alcaldes, 32 gobernadores y más de 12.000 concejales, el próximo domingo.