Diego Molano dice que es “inadmisible” petición para que Esmad no esté en las marchas

Foto: Anadolu

Diego Molano, designado por el Gobierno para articular un diálogo con los sectores que han protestado en el país desde el pasado 21 de noviembre, afirmó que al Comité Nacional del Paro se le ha planteado que participe en una mesa conjunta que integre a otros sectores, en un escenario que el gobierno define como una “conversación nacional”

Molano descartó en entrevista con la Agencia Anadolu que el Esmad se aparte de las movilizaciones y calificó esa petición de los líderes del paro como “inadmisible”. 

El representante del Gobierno indicó, además, que el Gobierno lamenta la muerte del joven Dilan Cruz, de 18 años, durante unas movilizaciones. Afirmó que ese caso debe investigarse.

¿Cuáles fueron las conclusiones de la reunión el martes con los líderes del paro?

El presidente (Iván) Duque ha dado la instrucción desde que se lanzó la iniciativa de conversación nacional de mantener un diálogo amplio con todos los sectores, con los jóvenes, los estudiantes, los empresarios, los afrocolombianos, los indígenas, de modo que se pueda llegar a soluciones concretas.

La idea es ganar en confianza y que juntos resolvamos los problemas que tiene Colombia. El comité del paro ha expresado que quiere tener una mesa independiente. Siempre el Gobierno les ha dicho que hagan parte de las mesas de la conversación nacional. Por lo tanto, hubo un planteamiento donde se les ofreció que tengamos una mesa paralela, pero con vasos comunicantes con esa conversación nacional.

Ellos han planteado que quieren una mesa independiente y diferente a la conversación. Adicionalmente, plantearon que deberían darse dos garantías en las movilizaciones. Una es que no esté el Esmad en las marchas y eso es inadmisible para el Gobierno colombiano. 

Además, querían una vocería en medios de comunicación a lo cual el Gobierno respondió que no se puede hacer porque corresponde al estatuto de la oposición. En tal razón lo que se ha determinado es que nosotros seguimos con la conversación nacional. El interés del presidente Duque es seguir actuando y resolviendo los problemas del país a través de sus programas de gobierno.

El gobierno mantiene su actitud de conversación con diferentes sectores… También habrá autoridad en la medida de que se garantice la seguridad y la vida de aquellos que marchan como también de la mayoría que no marcha.

¿Entonces cuál es la respuesta del gobierno a la propuesta del Comité del Paro de tener una mesa independiente?

No hubo acuerdo en torno a ese tema porque ellos quieren una mesa independiente y lo que nosotros hemos dicho es que queremos una mesa de diálogo que tenga la posibilidad de que otros sectores participen también, como lo está haciendo la conversación nacional que ha planteado el Gobierno.

Quedamos de volver a hablar el jueves para ver cómo podemos discutir los 13 puntos que ellos han señalado para debatir. Aquí lo que tenemos que pensar es en Colombia y ver cómo podemos resolver los problemas que tiene el país y eso no es una cuestión de cómo se llama la mesa sino de tener la disposición para solucionar los problemas.

¿Dentro de los 13 puntos planteados por el Comité hay algunos en los que el Gobierno esté dispuesto a priorizar en caso de que avance la mesa?

Parte de la construcción de la hoja de ruta con los líderes del paro es revisar los 13 puntos. En algunos casos el Gobierno tiene que ser franco y señalarles si sus peticiones pertenecen a otro ámbito o a otra rama del sector público como el Congreso o la justicia.

El Gobierno tiene unas restricciones fiscales que tiene que considerar y mirar unas posibilidades de desarrollo de políticas públicas. Lo que nosotros hemos planteado en la conversación nacional es que en la medida en que discutamos se van solucionando los problemas. 

La semana pasada en la conversación, por ejemplo, surgió una iniciativa sobre la necesidad de tener empleo para jóvenes e inmediatamente en el proceso de tener una reforma de crecimiento económico se incluyó un artículo que da descuentos tributarios para la creación de empleos de jóvenes. La conversación puede producir resultados a partir de ese diálogo.

¿Están a la expectativa de definir una hoja de ruta con el Comité Nacional del Paro?

Hay que sentarnos a definir esa hoja de ruta. Lo fundamental es que el Comité tenga actitud de diálogo y reconozca que aquí hay un gobierno que es actuante, que tiene un mandato democrático y al que no se le puede poner un ultimátum o una agenda. No se está negociando el Estado y no pueden darse imposiciones.

¿Cómo se pretende conectar el diálogo que el Gobierno ha tenido con algunos sectores en la conversación nacional con la mesa del Comité Nacional del Paro si se realiza?

Hay varios temas, pero por ejemplo en el tema de la lucha contra la corrupción si uno de los temas son los proyectos de ley que salen de la consulta, pues hay que hablar con el Congreso.

Hay organizaciones que han manejado mucho el tema y que hacen parte de la conversación nacional. Entonces por qué no generar un diálogo en el que se comuniquen los sectores para tener soluciones más concretas.

No puede ser que en los temas de educación no se involucre a los nuevos alcaldes elegidos que tienen representación y que inician la discusión de su plan de Gobierno entre enero y febrero. Acá lo que hay es una gran oportunidad.

Pero el Gobierno lo que no puede hacer es una sola conversación con el Comité sin involucrar a las alcaldías municipales y a los gobernadores para materializar propuestas en educación.

¿Qué posición tiene el Gobierno frente a la muerte de Dilan Cruz, que fue un hecho que marcó este paro?

Lo que es claro es que el Gobierno, su fuerza pública y particularmente la Policía es una institución que pertenece al Estado colombiano, que tiene el mandato de cumplir con los protocolos de derechos humanos. 

Este tipo de situaciones son hechos aislados que tienen que investigarse y que lamentamos mucho. 

Tenemos que hacer un llamado a la reflexión como nación. No se puede tener marchas pacíficas que terminen en violencia o vandalismo y que después tengan efectos sobre la vida. 

Tampoco puede ser que 150 policías que hacen parte del Esmad hayan resultado heridos en este proceso. Ellos también se han visto afectados por la violencia generada durante las marchas.

El país tiene que tener claro que el Estado está acá para proteger la vida de los marchantes, pero también de los no marchantes.

¿Qué visión tiene el Gobierno de los cacerolazos que se han convertido en un símbolo en estas movilizaciones?

Lo que entiende el presidente Duque es que hay algunos grupos que marcharon, pero hay otros que están manifestando su indignación a través de un cacerolazo por motivos muy diversos.

Hace una semana en Medellín había un cacerolazo contra el cambio climático, mientras en Bucaramanga hubo uno por el páramo. 

Entonces para canalizar esas diversidades promovimos una conversación nacional donde todos tengan la palabra y donde las regiones tengan voz. Por eso cuando el Comité del Paro plantea que el diálogo debe ser excluyente e independiente se está dejando por fuera a otra cantidad de ciudadanos que quieren participar.