Dos meses después y las incógnitas abundan en caso de Madelayne

Foto: Archivo

El fallecimiento de la estudiante de la Universidad del Atlántico, Madelayne Ortega Villa, en el interior de esta institución aún se empaña de diferentes incógnitas que no esclarecen los hechos que terminaron con la vida de esta joven de 17 años. Por esta razón, la Fiscalía General de la Nación pidió que se le fueran entregadas nuevas pruebas en este caso para que se pueda agilizar la investigación.

El pasado 18 de diciembre de 2018 se informó que el cuerpo sin vida de Ortega fue hallado al costado de una de las escaleras de la sede centro de la universidad, quien se encontraba cursando su primer semestre de Derecho. El descubrimiento de la joven se dio mientras esta institución apenas comenzaba el paro académico, donde unos estudiantes, posteriormente, se tomarían las instalaciones de la universidad.

Con respecto a la investigación, se ha podido determinar por parte de Medicina Legal que, Madelayne perdió su vida tras sufrir un trauma craneoencefálico debido a una caída desde uno de los pisos altos del edificio donde fue hallado su cuerpo; por otra parte, se descartó la posibilidad de que la joven haya consumido alcohol o drogas, después de que se le practican pruebas toxicológicas en su sangre.

El ente acusatorio solicitó en su momento que se le fuera practicado un análisis psicológico para poder determinar la condición anímica en la que se encontraba la joven antes de que ocurriera su muerte, pues algunos, incluido el padre de la menor, sostienen que se trató de un caso de homicidio, mientras que otros señalan que se pudo tratar de un acto de suicidio.

“Para este caso se cuenta con un grupo de fiscales e investigadores del CTI que se dedican de manera exclusiva a adelantar labores cientificas y técnicas. De las labores de investigación se tienen algunos resultados de Medicina Legal, aún así la Fiscalía solicitó otros exámenes técnico científicos de mayor complejidad. Mientras avanza la recolección de pruebas, se cuenta con información importante gracias a la colaboración de amigos y familiares de la menor”, se lee en el reciente comunicado de la Fiscalía.

Por otra parte, el órgano judicial recuerda que la poca información sobre la investigación se debe a que se trata de un caso con una menor de edad, por lo que se abstienen de divulgar detalles hasta que puedan ser confirmados y confirmando que estos no permitirían una afectación anticipada para sus familiares y cercanos.