Guimaraes: brasileño que sacó al América de Cali del infierno

Foto: EFE

El América abandonó el infierno en el que estuvo durante los últimos 11 años, en los que incluso jugó en segunda división cinco temporadas que parecieron eternas, y lo hizo bajo el liderazgo del entrenador brasileño Alexandre Guimaraes, un desconocido en Colombia que llevó a los ‘Diablos Rojos’ a su decimocuarto título de liga; este nuevo triunfo es resultado de un notable semestre en el que el club caleño siempre estuvo en la parte alta de la tabla, luego superó al Santa Fe, al Cali y al Alianza Petrolera el Grupo B de los cuadrangulares semifinales y se impuso en la final al Junior de Barranquilla, que llegó a la serie como bicampeón de liga.

Guimaraes también entra a la historia del América de Cali como el primer técnico extranjero que saca campeón al club, pues los 13 títulos anteriores los logró con Gabriel Ochoa Uribe, Francisco Maturana, Luis Augusto García, Jaime de la Pava y Diego Umaña; pese a que en su palmarés cuenta con tres títulos en Costa Rica y uno en los Emiratos Arabes Unidos, así como que ha dirigido a la selección tica en dos mundiales (Corea-Japón 2002 y Alemania 2006), Guimaraes llegó como un completo desconocido a Colombia, donde los directivos del América fueron criticados por haberlo contratado.

El brasileño, naturalizado costarricense y mundialista como futbolista con ese país en Italia 1990, comenzó a armar su equipo con jugadores como el portero Neto Volpi, el central Marlon Torres, el volante Carlos Sierra y el goleador Michael Rangel en la columna vertebral; con 10 puntos de 12 posibles en las primeras cuatro jornadas, Guimaraes sacó sus credenciales e ilusionó a la hinchada, que miraba con recelo las aspiraciones de su equipo, tachado por algunos como defensivo.

En la quinta jornada, los caleños perdieron su primer partido con un estrepitoso 4-1 ante el Medellín y los peores temores de los hinchas reaparecieron, pues se imaginaron que sería otro semestre más en el infierno que vivían desde aquel Torneo Clausura de 2008 en el que fue campeón por última vez; desde ese partido el América entró en la dinámica de irregularidad que dominó el campeonato y, pese a que nunca salió de los ocho mejores lugares de la tabla, sus altibajos hicieron cuestionar el trabajo de Guimaraes.

El favoritismo del América saltó a la vista el 12 de octubre cuando ganó por 1-2 en Bogotá al Millonarios de Jorge Luis Pinto con un centro del campo consolidado con el tridente conformado por Carlos Sierra, Rafael Carrascal y Luis Paz; una semana después lo ratificó l vencer por 2-1 al Atlético Nacional, que bajo la dirección de Juan Carlos Osorio era líder solitario del campeonato y solo había perdido un juego en el torneo.

Sin embargo, a quien Guimaraes impulsó este semestre fue al delantero Michael Rangel, que terminó como máximo artillero del campeonato con 14 tantos, uno de ellos en el partido de vuelta de la final; de 28 años y quien ha militado por más de media docena de equipos de la liga colombiana, apareció en los momentos difíciles, como el último partido de los cuadrangulares ante Santa Fe en el que asistió y anotó para el 2-0 definitivo.

Con estos aspectos al final relevantes, y sin tener un equipo de estrellas, Guimaraes hizo posible lo imposible: ser ‘el mesías’ que sacó al América de un infierno de once años para darle el decimocuarto título de liga 40 años después de haber conquistado el primero. EFE