Inconsistencias, contradicciones y llanto en declaración de Merlano

Foto: EFE

La exsenadora, prófuga de la justicia nacional, Aída Merlano realizó en las últimas horas una declaración de alrededor de 50 minutos donde expuso algunos de los detalles que anteriormente sostuvo que iba a anunciar y que afectan a diferentes sectores políticos del país pues según ella, han participado en diferentes delitos como corrupción, secuestro y favorecimiento ilícito.

Durante estas declaraciones, la excongresista habló sobre las campañas presidenciales de Iván Duque, Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe Vélez, pues ella argumenta que tiene el conocimiento de que en estos procesos previos a las elecciones de dichos períodos ejecutivos fueron pagados de manera irregular; a dicha pronunciación, se defendió el partido político del actual senador del Congreso de la República.

Un comunicado en el que se explica que el expresidente Uribe conoció a la exsenadora en cuestión después de 2014, período en el que ya no se encontraba en vigor su presidencia por lo que se pone en cuestión la veracidad de los argumentos de Merlano; por otra parte, se aclara y defiende que las campañas presidenciales fueron financiadas de manera transparente.

Por otra parte, Aída salpica la elección del anterior fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, pues según ella, este funcionario fue puesto en el cargo por la “corrupción” que existe dentro del Senado, del que hizo parte también y órgano que no se encarga de determinar a este tipo de funcionarios, sino que es la Corte Suprema de Justicia la que elige al fiscal, por lo que queda en duda el conocimiento que dice tener la excongresista sobre los procesos institucionales del país.

Ahora bien, una de los mayores controversias que generó la exsenadora dentro de sus declaraciones se fundamenta en el hecho de su fuga, que según ella fue algo orquestado por parte del mismo mandatario de Colombia, de la mano de las casas políticas caribeñas Gerlein y Char, para secuestrarla, abusar de ella e inclusive, asesinarla.

Durante su discurso, en varias ocasiones se le “rompió” la voz y hasta llegó al llanto por la emotividad que le adicionaba a sus palabras; uno de esos momentos fue cuando comentó que Julio Gerlein, quien fuese considerado su “padre” en la política, e inclusive alabado por su hija Aída Victoria, sería el encargado de ponerla en la “palestra” pública como la única responsable de la red de corrupción en el caribe colombiano.

Algo que sí queda claro en estas declaraciones, que fueron televisadas por un canal venezolano, es que han divido a la opinión pública del país, debido a la cercanía que sostuvo Merlano con la política colombiana, además del hecho de argumentar que todo lo que estaba anunciando lo tiene evidenciado en varias pruebas que pronto hará de conocimiento público.

Merlano fue recapturada por las autoridades venezolanas el pasado 27 de enero tras un operativo que adelantó la Fuerza de Acciones Especiales (FAES), en compañía de su compañero sentimental, Jacob Vargas, quienes se encontraban en este territorio de manera ilegal, con documentos falsos, por lo que fueron procesados por la justicia venezolana.

La polémica por la petición de la extradición de la excongresista a través de las seccionales de Interpol en ambos países continúa tras las diferencias diplomáticas que existen entre los gobiernos de Iván Duque y de Nicolás Maduro, por lo que el retorno de Merlano a Colombia para que pueda ser procesada por los delitos de corrupción que ya la tenían condenada a 15 años de prisión, más el nuevo cargo de fuga que realizó el pasado 1 de octubre de 2019.