La crisis del Amazonas por el coronavirus puede extenderse a otras regiones

Foto: Anadolu

El departamento de Amazonas, tiene al menos 1.385 contagiados, 48 muertes y cero Unidades de Cuidados Intensivos. La región se convirtió en una advertencia de lo que podría pasar en otras zonas del país como Nariño, Cauca, Arauca y Guajira, que deberán enfrentar la pandemia con territorios asediados por la violencia, sistemas laborales precarios, autoridades locales sin recursos y falta de servicios básicos.

La Fundación Chasquis ha estado siguiendo y documentando la situación en 10 zonas que algunos llaman apartadas, por estar lejos de la capital colombiana. Encontró que los problemas históricos de pobreza, violencia e inequidad empiezan a fundirse con la emergencia sanitaria y crean una compleja realidad.

Uno de los lugares a los que ha hecho seguimiento la Fundación es Guapi, un municipio en el litoral Pacífico caucano rodeado de agua y una densa selva tropical con una temperatura promedio de 30 grados centígrados.

Allí un solo caso de COVID-19 podría ser catastrófico ya que no hay condiciones para hacer pruebas o analizarlas. Por ejemplo, sacar una prueba de coronavirus de esta zona requeriría transporte aéreo o marítimo, además de condiciones ideales en la cadena de frío. Para cuando regresen los resultados de un probable caso positivo, el contagio seguramente ya sería masivo.

Pero la realidad es que el coronavirus es solo una de las preocupaciones que tienen los habitantes de Guapi. “Tenemos crisis en salud, en educación, en vivienda, en garantías para la participación política, en servicios públicos, en suministro de energía y en cuanto al acceso a las redes digitales. Mejor dicho, los problemas siguen intactos”, explica Orlando Pantoja, convitero mayor de la regional Cococauca.

Le puede interesar: Comunidades indígenas reportan 314 casos confirmados y nueve fallecidos por coronavirus

En el departamento de Cauca, al que pertenece Guapi, hay 123 camas de cuidados intensivos y 91 camas de cuidados intermedios para toda la zona. Pero como en el municipio no hay carreteras municipales cualquier persona que deba ser trasladada a cuidados intensivos tendría que usar lancha o avión.

No muy lejos de Guapi está Tumaco, un importante puerto de Colombia también llamado ´la perla del Pacífico´. En sus playas, la selva nariñense se encuentra con el mar creando manglares y otros intrincados ecosistemas. En esa ciudad es común ver en las orillas del mar viviendas de tablas que se sostienen precariamente sobre palos de madera o columnas de cemento desnudo. Muchos intentan robarle tierra al mar para construir sus casas rellenando antiguos manglares con basura o residuos de construcción.

En el casco urbano de Tumaco operan las disidencias de la guerrilla de las Farc y en la zona rural, el ELN. Algunas veces esos grupos entran en conflicto por las zonas que dejaron las Farc. “Eso ha hecho que la violencia aumente y el COVID-19 la hace menos visible”, dice la líder.

El coronavirus también presenta desafíos específicos para las tradiciones de las comunidades étnicas. Los indígenas y afro tienen unos rituales de despedida y velorios que están muy ligados al proceso de duelo del ser querido fallecido.