Nueva manifestación en Chile pide en las calles por garantías de derechos básicos

Foto: Efe

La huelga general realizada este martes en Chile reflejó en las multitudinarias manifestaciones que coparon las calles de diversas ciudades del país un clamor popular por la necesidad de garantizar derechos básicos para una población movilizada contra la desigualdad.

El llamado a la paralización fue altamente secundado, y en Santiago, donde vive la mitad de la población de Chile, las calles se llenaron de banderas y pancartas de diferentes sectores laborales y ciudadanos que se sumaron a las marchas para pedir mejoras en sus trabajos.

El paro nacional se dio en el contexto de las protestas que se registran en el país desde hace semanas contra un desigual modelo económico, que ya han dejado 20 muertos, seis de ellos ciudadanos extranjeros.

Los reclamos de la huelga coinciden en parte con los reclamos ciudadanos y la petición conjunta confluye en la idea de una nueva Constitución sobre la base de la garantía de derechos básicos como educación, salud o pensiones.

El carácter festivo y pacífico fue la nota dominante durante el desarrollo de la jornada de paro, con grandes masas de gente en las calles de todo el país y sin incidentes relevantes.

DIFERENTES SECTORES, SIMILARES RECLAMOS

Trabajadores de distintos gremios unieron sus fuerzas para levantar la voz por sus reclamos, que sea cual sea el sector se repiten de forma transversal.

Mejores salarios, más igualdad de acceso, seguridad en las pensiones y mejores condiciones laborales son peticiones en boca de basureros, obreros de la construcción, estudiantes, docentes, sanitarios, funcionarios, mineros y otros muchos ámbitos de la sociedad que se vieron reflejados en esta huelga general.

Cada uno con sus compañeros de trabajo, familias con sus hijos, y ciudadanos anónimos que prefirieron este martes no acudir a su puesto de trabajo para mostrar su descontento en las calles.

MARCHAR TAMBIÉN ES EDUCAR

Entre los presentes en la manifestación de Santiago de Chile había muchos profesores, docentes que aprovechando el paro nacional convocado por el gremio para el lunes y el martes.

“Como se dice ‘el profe marchando también está educando’. Es una de las formas en las que podemos cambiar nuestro sistema, creo que es posible y por eso estoy aquí y me he sumado al movimiento con fuerza”, dijo a Efe Felipe Delgado, profesor de Educación Física.

Hernán Valenzuela, otro maestro, señaló que su idea es enseñar a sus alumnos a que manifestarse por derechos es también una lección para sus alumnos.

Karen Moscoso, también docente de Educación Física, agregó que ante “la sordera del Gobierno” los profesores van a seguir “de pie y luchando para que haya un cambio”.

NO SON 30 PESOS, SINO 30 AÑOS DE DESIGUALDAD

Patricia Silva, cuidadora de ancianos, afirmó a Efe que el origen de las protestas en Chile, el alza en 30 pesos (0,05 dólares) en el precio del pasaje del metro de Santiago, no es el origen del descontento, sino que lo son “los 30 años de desigualdad”.

“Son 30 años de desigualdad en este país, el sector salud está empobrecida, nadie nos ha querido reconocer, no tenemos los medicamentos para atender a nuestros adulto mayor. Somos el único referente del país que atendemos al adulto mayor y necesitamos un mejor equilibrio en comparación con las clínicas privadas”, indicó.

Alejandro Torres, obrero de la construcción, secundó esa idea al ser preguntado por sus motivos para unirse a la huelga general.

“No son 30 pesos, son 30 años de injusticia. Estamos aquí porque queremos soluciones, no queremos remedios ni aspirina. Los congresistas y el Gobierno tienen la ‘cagada’ (desastre), por eso está la gente aquí, porque estamos descontentos. Salud, vivienda, jubilación”, explicó.

GOBIERNO CONSIDERA “BASTANTE BAJA” ADHERENCIA

Santiago de Chile fue la ciudad que más cantidad de personas aglomeró y donde más se apreció el paro, aunque urbes como las costeras Viña del Mar y Valparaíso, la sureña Concepción o la norteña Antofagasta también registraron grandes movilizaciones en sus calles.

La Subsecretaría del Interior cifró en 80.000 los manifestantes que llenaron la Alameda Bernardo O’Higgins, principal arteria capitalina, aunque el ambiente en las calles daba la sensación de más afluencia.

El titular de la Subsecretaría, Rodrigo Ubilla, declaró que el seguimiento del paro “ha sido bastante bajo” y destacó “normalidad” en el día.

Aunque la organización Unidad Nacional, convocantes de la huelga general, todavía no ha ofrecido cifras concretas de seguimiento, diferentes referentes de los gremios que la integran realizaron declaraciones a la prensa local afirmando que fue un éxito.

“¡Somos millones en las calles y estamos exigiendo un cambio!”, indicó en su cuenta de Twitter Unidad social, convocantes de la huelga general. EFE