El 6 de junio se celebra el Día Mundial del Trasplantado

Foto: Archivo

Como cada 6 de junio y como iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se celebra el Día Mundial del Paciente Trasplantado, con el objetivo de promover la donación de órganos y tejidos. En Colombia, los órganos y tejidos que se donan y se trasplantan son: órganos: corazón, pulmones, hígado, riñones, intestino, páncreas; tejidos: córneas, piel, huesos, médula ósea, vasos sanguíneos, válvulas cardíacas, cartílagos, tendones, esclera y membrana amniótica.  

Dos de los trasplantes que más se hacen en el país son el de riñón y de tejido óseo, ambas se realizan con éxito desde hace más de doce y ochos años respectivamente en la Clínica del Country.

Trasplante de tejido óseo

Se calcula que al año son más de 2.000 personas las que se benefician de este tipo de trasplante. Por fortuna, de un solo donante se pueden obtener muchas opciones de tejido óseo que se puede utilizar después, entonces se utiliza ampliamente.

“Desde hace más de 20 años en Bogotá existe un banco de tejidos, que es el primer banco organizado en relación con el almacenamiento y procesamiento de tejidos óseos obtenidos de donantes. En la Clínica del Country hace unos ocho años oficialmente se hace implante de tejido óseo en muchas de las cirugías que se hacen, tanto de otorrino, como de neurocirugía y ortopedia. También en las cirugías de maxilofacial, que son los que con mayor frecuencia utilizan los tejidos óseos para la atención de pacientes” sí lo afirma el Dr. Julio Chacón, Coordinador del Programa de Trasplante Clínica del Country.

Por lo general, los tejidos óseos son para quienes los necesitan, no es como con los demás órganos que requieren de compatibilidad. Generalmente, son pacientes que, por patologías de cáncer o algún tipo de patología que ocasiona pérdida de la masa ósea, se reemplaza esta masa por tejido obtenido de los donantes.

También son aptos como trasplantados, personas jóvenes víctimas de accidentes o traumas severos con fracturas complejas; al igual que para pacientes con patologías tumorales o con cáncer que realmente necesitan ese tejido para recuperar el tejido que se les resecó por la enfermedad maligna.

Existen diferentes tipos de trasplante, hay trasplante óseo en el que se extrae material de la misma persona, eso se llama autotrasplante. Pero también, los de mayor frecuencia, son estos tejidos obtenidos de pacientes fallecidos que aceptan la donación en el momento de morir y estos tejidos son procesados en un banco, son limpiados y preparados para poder dárselos a otra persona.

Si se hace un trasplante de tejido óseo, los cuidados que se requieren son muy parecidos a los de cualquier cirugía: técnicas de limpieza absoluta durante toda la recuperación y cuidar y evitar la infección de ese tejido que está dentro. Pero estos pacientes no necesitan ni medicaciones para disminuir la capacidad del sistema inmunológico para así aceptar más fácil el elemento, dado que este no implica ningún proceso de compatibilidad.

Trasplante de riñón:

El riñón es el órgano más trasplantado en el mundo. Actualmente, en Colombia hay alrededor de 45.000 pacientes en estadio cinco – los que tienen mayor riesgo-, de los que aproximadamente el 30% son candidatos para trasplante de riñón. En sus doce años de manejo de enfermedades de deficiencia renal a través del Programa de Trasplante Renal, la Clínica del Country ha efectuado más de 50 procedimientos.

Infortunadamente la enfermedad renal puede ser silenciosa en sus primeras fases y tiene el agravante de estar asociada a dos enfermedades muy frecuentes en Colombia: la hipertensión arterial y la diabetes.

Para llevar a cabo un trasplante, es necesario hacer un examen llamado evaluación pre trasplante, en el que se determina si el paciente puede ser trasplantado inmediatamente, si puede ser más adelante o si no es posible. En caso de que la respuesta sea negativa, se le practican otras dos modalidades de tratamiento diálisis peritoneal o hemodiálisis.

Existen dos tipos de donantes de riñón: el cadavérico y el donante vivo. El primero, es el paciente que por algún evento cerebral irreversible curso a muerte cerebral, a este se le mantiene el ritmo cardiaco de forma artificial un tiempo, mientras se prepara para la extracción. El segundo es quien puede donar en vida y que, normalmente, tiene algún grado de consanguinidad con quien va a recibir el órgano. Los resultados a largo plazo son mejores cuando se trata de un riñón proveniente de un donante vivo.

La condición principal para ser donante es que sea mayor de edad y sea un paciente sano o que no tenga enfermedades que hayan afectado al riñón. Hay que tener en cuenta también que la compatibilidad no es solo genética, sino que también hay que buscar pacientes que sean similares en peso y en talla, es decir, es importante que entre donante y receptor haya semejanza en medidas antropomórficas.

Con respecto a los cuidados posteriores al trasplante, el doctor Chacón indica que “la persona que dona el riñón debe tener las mismas precauciones que el trasplantado: cuidado en la dieta, mantener hábitos de vida saludables, hacer ejercicio, tener bajo consumo de sal, así como de licores y azúcares, ya que los dos van a vivir con un solo riñón.” Sobre el paciente trasplantado, es necesario que reciba acompañamiento mensual por parte de psicólogos, trabajadores sociales, nutricionistas y médico tratante; también debe adoptar hábitos de vida saludables de acuerdo a las recomendaciones médicas.