Violencia del opresor nunca será igual a la del oprimido: Comunicado de UNEES

Foto: Captura de video

Actualmente el Gobierno y el Comité Nacional del Paro vienen conversando para entablar las conversaciones que puedan darle solución a las razones principales por las que el Paro Nacional nació el 21 de noviembre y que todavía tiene vigencia; sin embargo, en las últimas horas se dio a conocer un comunicado por parte de la Unión Nacional de Estudiantes de Educación Superior (UNEES) que podría generar inconformidad en la continuidad de estos diálogos.

A raíz de los episodios de violencia que se han desencadenado dentro de las manifestaciones pacíficas que giran en torno del Paro Nacional, en el país se han lamentado la cantidad de heridos, entre agentes del orden, vándalos y manifestantes, dentro de los que se destacan las trágicas muertes de dos jóvenes estudiantes, uno de Bogotá, Dilan cruz, y el otro de Medellín, Julián Orrego; ambos involucran el impacto de un artefacto pero el contexto en el que se dieron es diferente.

Dilan falleció tras la intervención de un funcionario del Esmad que disparó contra el estudiante con una bolsa de tela llena de perdigones, lo cual lo mantuvo en cuidados intensivos por tres días hasta que perdió su vida; por otra parte, Julián es el caso más reciente, quien falleció en la noche del pasado lunes después de que cayera sobre un montón de papas bombas que cargaba y que estallaron dentro del contexto de varios desmanes presentados en la Universidad de Antioquía.

Cabe aclarar, que en una declaración del Secretario de Seguridad de Medellín, Andrés Tobón, a la cadena Blu Radio aseguró que dentro de la Universidad de Antioquia permanecen nueve grupos delincuenciales organizados hacia el terrorismo de los que podrían estar vinculados de 60 a 100 estudiantes: “hay estructuras que siguen teniendo la capacidad de vincular a jóvenes, incluso como Julián, engañados seguramente, para meterlos en actividades radicales”, aseguró el funcionario.

No obstante, uno de los gremios de estudiantes que integran el Comité del Paro emitió un comunicado en el que aseguran que los estudiantes siguen siendo víctimas de violencia, quienes “con capucha o sin capucha” no deberían estar recibiendo estos “abusos”; así comienza el escrito de UNEES:

“Reconocemos la diversidad de luchas y el hecho último de la acción violenta como ente relevante de la re significación de la movilización social, entendemos que violencia del opresor nunca será igual a la del oprimido. Nos vemos entonces en la necesidad de hacer un llamado al autocuidado, la responsabilidad y sobre todo el cuidado mutuo de quienes con “capucha o sin capucha” se movilizan día a día junto al pueblo colombiano”, se lee en el comunicado.

Por otra parte, aseguran que no sienten que deban quedarse en silencio frente a “la realidad que atravesamos” donde otro estudiante perdió su vida dentro de la violencia que se ha generado en las manifestaciones, teniendo en cuenta que en su mayoría han sido pacíficas, sí han existido pequeñas células de agresión, por lo que resaltan que dicha realidad “nos deja sin otro compañero”.

Con respecto a este suceso vivido en el interior de la universidad, muchos sectores de la comunidad aseguraron que dichos individuos que se encontraban encapuchados y cargados con artefactos explosivos, estaban generando caos y que debido al paso de una motocicleta que no se detuvo frente a esta situación, Orrego se cayera de espaldas y por ende, hiciera que todo el armamento que portaba estallara en su contra.

“Rechazamos profundamente los señalamientos contra el compañero e invitamos a la sociedad colombiana a solidarizarse con la pérdida de Julián, que sin duda alguna, soñó y luchó, como todas y todos con y por un país mejor”, continúa el escrito.

Finalmente, el comunicado lo cierran con un señalamiento en contra del Gobierno por los futuros actos de represión contra quienes son cercanos al reciente estudiante fallecido: “responsabilizamos a este estado asesino de los hostigamientos y señalamientos de los que puedan ser víctimas los familiares, amigos y compañeros de Julián, alzamos un puño en el aire en son de lucha”.