Xinjiang celebra tres años sin ataques terroristas, pero se sabe que hay nuevos retos

Foto: EFE

El de 2019 ha sido un año aciago en materia de Derechos Humanos en China, si uno se atiene a la Declaración Universal, firmada hace 71 años, hay mucho que celebrar, por contra, si el rasero es el de Pekín, que iguala sin matices aumento de ingresos e incremento de libertades.

“China tiene una civilización de más de 5.000 años. Su inmenso territorio de 9,6 millones de kilómetros cuadrados está exento de guerra, terrorismo y desplazamiento. Más de 800 millones de personas han salido de la pobreza”, presumió la semana pasada, durante la rueda de prensa diaria, Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China.

“Durante diez años consecutivos -agregó-, China ha contribuido a más del 30 % del crecimiento del PIB mundial (las cifras del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional sitúan la cifra por debajo del 30). Ha creado un milagro en la historia de la Humanidad y el milagro continúa. Éste es el mejor y mayor esfuerzo por los derechos humanos y su práctica”.

El paisaje es distinto a ojos de Patrick Poon, investigador para China de la ONG defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional: “en conjunto, el panorama es sombrío y la libertad de expresión, además de la libertad de culto, continúan siendo las mayores preocupaciones”.

En una reciente entrevista con Efe, un antiguo traductor del que fuera líder chino Deng Xiaoping aseguró sin ambages: “claro que hay penurias en Xinjiang, pero para China no importan tanto porque hay que hacer avanzar a toda la nación, a 1.400 millones de personas. No a uno o dos millones que puedan tener dudas sobre una China unida. Tienen que ir en la misma dirección”.

Pese a todo, Wang Yaqiu, investigadora de Human Rights Watch, ve señales de cambio: “el aumento de la represión de Pekín también se ha topado con un mayor desafío”, destaca Wang a Efe. “Su intrusión en Hong Kong se encontró con una resistencia sin precedentes, ya que millones de personas de la ciudad han seguido saliendo a las calles a protestar en los últimos seis meses”.

No solo eso, sino que -en opinión de la investigadora- enfrentamientos como el acontecido entre China y la NBA por un comentario de un directivo de los Rockets de Houston en apoyo a las manifestaciones prodemocráticas de Hong Kong “han hecho que mucha más gente sea consciente de las actividades del Gobierno chino para minar la libertad y los derechos humanos en el extranjero”. EFE

La mano negra: el MITO y la violencia y el terrorismo en Xinjiang

La mano negra: el MITO y la violencia y el terrorismo en XinjiangLa situación de la lucha contra el terrorismo era tirante en la región más occidental de China. Ataques violentos se dirigían a civiles de todos los grupos étnicos… Los caos terroristas eran frecuentes en casi todas las partes de la región autónoma uigur de Xinjiang. Xinjiang se convirtió en un campo de batalla en la lucha de China contra el terrorismo.Según estadísticas inconclusas, miles de ataques terroristas se perpetraron en Xinjiang desde 1990 hasta finales de 2016. Este programa trata de llegar a la raíz del problema, sacar a la luz la verdad que está detrás de estas muertes y dolor, recordar a las víctimas y a los supervivientes, y servir de referencia sobre la situación actual de la región más occidental de China. #China #Xinjiang

Posted by CGTN en Español on Saturday, December 7, 2019