Alerta en Bogotá por llegada del polvo del desierto de Sahara

Ciudad de Bogotá
Foto: Archivo
Ciudad de Bogotá Foto: Archivo

Por el momento el polvo de este desierto no ha generado un gran impacto en el aire de Bogotá

Desde el pasado 22 de mayo en la ciudad de Bogotá se inició un proceso de seguimiento y vigilancia al material particulado que ingresó a la capital proveniente del desierto del Sahara en África, según lo informado por la Secretaría de Ambiente.

Según la Red de Monitoreo de la calidad del aire de la Secretaría, el impacto del polvo de este desierto por el momento ha sido moderado, por lo que, las autoridades no han considerado decretar alerta alguna.

La secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia, manifestó que los equipos de monitoreo de la ciudad empezaron a sentir la llegada del material particulado del Sahara, pero que por el momento no tienen condiciones que enciendan las alarmas en la ciudad.

“Tenemos en Bogotá el fenómeno que conocemos como las arenas del Sahara. Los equipos de monitoreo de calidad del aire de la ciudad han empezado a sentir la llegada de ese material particulado que viene precisamente desde África, desde el desierto del Sahara y que arrastra con el material particulado producto de fenómenos meteorológicos y de arenas en ese punto del planeta. No tenemos condiciones que nos hagan preocupar”, dijo Urrutia.

Carolina Urrutia, secretaria de Ambiente.

Urrutia agregó que. “Desde la Secretaría de Ambiente estaremos en constante monitoreo de las estaciones locales y regionales, y le avisaremos a la ciudadanía, en tiempo y forma, en caso de que sea necesario tomar precauciones adicionales”.

Recomendado: ¡QUE BARBARIE! Varias personas resultaron heridas en una corraleja en Sabanagrande, Atlántico

Por último, la entidad informó que espera que este fenómeno deje de tener impacto en las concentraciones atmosféricas de Bogotá este miércoles 25 de mayo, sin embargo, hicieron algunas recomendaciones para evitar afectaciones a la salud.

Entre esas recomendaciones se encuentra el evitar exponerse a zonas de alta contaminación, mantener buena ventilación en las viviendas, limpiar superficies y pisos utilizando paños húmedos, evitar hacer ejercicio al aire libre, entre otras.