Indígenas canadienses quieren una disculpa del papa por los abusos sufridos

Foto: Archivo

Indígenas canadienses exigieron este jueves al papa Francisco que pida disculpas públicas por los abusos sufridos en instituciones gestionadas por la Iglesia católica, tras el hallazgo de más de 600 tumbas en una residencia escolar para menores.

Así lo declaró a Efe el jefe indígena canadiense Cadmus Delorme, quien consideró que el sumo pontífice debe disculparse por “lo que ha pasado en la residencia escolar de Marieval, su impacto en la primera nación de los cowessess, los supervivientes y sus descendientes”.

“La disculpa es un paso de muchos en el trayecto hacia la recuperación”, dijo Delorme.

Recomendamos leer: En video quedó registrado el momento en el que se desploma edificio en Miami Beach

Delorme, jefe de los cowessess, un grupo indígena del oeste de Canadá, anunció este jueves durante una rueda de prensa el descubrimiento de 751 tumbas no marcadas en los terrenos de la residencia escolar de Marieval, situada a unos 2.500 kilómetros al noroeste de Toronto, en la provincia canadiense de Saskatchewan.

La escuela residencial, que operó entre 1899 y 1996, era un internado gubernamental que estuvo gestionado por la Iglesia católica y formaba parte de un sistema de instituciones escolares que buscaba la asimilación forzosa de los niños indígenas de Canadá.

Recomendamos leer: Guaidó llama a “salvar” a Venezuela y darle una “segunda independencia”

En esos centros, los niños sufrieron abusos físicos, psicológicos y sexuales por parte de los instructores, en muchos casos religiosos de órdenes cristianas. La mayoría de las escuelas residenciales fueron gestionadas por la Iglesia católica pero también por otras iglesias cristianas.

Se estima que miles de menores murieron en las residencias escolares debido a enfermedades, mala atención sanitaria, la precariedad de las condiciones pero también por los abusos sufridos.

En 2015, la Comisión para la Verdad y la Reconciliación de Canadá concluyó que 1 de cada 50 niños fallecieron en esas instalaciones, lo que supone alrededor de 3.200 menores, aunque esta cifra es considerada conservadora por dirigentes indígenas. EFE