Mujer encontró un dedo humano en una hamburguesa que se comía

Foto: @VigiaCiudadano7

El caso de una mujer en Bolivia, que encontró en una hamburguesa un dedo que pertenecía a uno de los trabajadores de la cadena de restaurantes, generó polémica en el país y derivó en que se abra una investigación por atentado a la salud pública.

Este hecho sucedió en la ciudad oriental de Santa Cruz, cuando una mujer pidió una “hamburguesa magnífica” y mientras iba comiendo encontró un dedo humano.

Esta situación fue denunciada por la comensal el domingo a través de las redes sociales, en donde compartió unas fotografías de la hamburguesa y el dedo que encontró, y de inmediado la información se viralizó.

“Se ha verificado que en ese establecimiento se ha vendido la hamburguesa y que esa hamburguesa tenía el resto de un dedo de posiblemente un obrero que perdió dos dedos el viernes pasado”, explicó a Efe el viceministro de Defensa al Consumidor, Jorge Silva.

Recomendamos leer: ¿Por qué Latinoamérica ha conseguido esquivar por ahora la variante delta?

De acuerdo con la información preliminar, uno de los trabajadores que se encargaba de moler la carne que se usa en las 20 sucursales del restaurante de comida rápida realizó un movimiento mientras se apagaba la máquina que generó que la moledora le cortara dos de sus dedos, comentó Silva.

El trabajador fue trasladado a un hospital privado para que le traten el desmembramiento.

El hombre estaba preparando entre 45 a 80 kilos de carne que se utiliza en las hamburguesas y, según la versión del restaurante, se desechó ese lote, indicó el viceministro.

Recomendamos leer: El Gobierno español condecorará al presidente Iván Duque

Aún así es necesario indagar en qué circunstancias desecharon la carne y si hay alguna evidencia de esa acción, acotó.

El local en el que se encontró el dedo fue clausurado y la oficina del centro de atención al usuario y el consumidor de esa ciudad realizará verificaciones en las otras sucursales, sostuvo Silva.

El Ministerio Público abrió un proceso de oficio por atentado contra la salud pública para indagar sobre este hecho y el viceministerio que encabeza Silva realizará el seguimiento de la investigación, informó.

Tras la polémica, el restaurante en cuestión emitió un comunicado en el que señaló que a lo largo de los 21 años de trayectoria han trabajado “en fiel y estricto apego a todas las normativas de salud, seguridad e inocuidad alimentaria”. EFE